Conflicto catalano-español: mi posición

Soy Caballo de Troya
De nuevo contigo, mamá
Show all

Conflicto catalano-español: mi posición

Estos días, he guardado silencio aunque mucha gente me ha preguntado en privado mi opinión sobre el actual conflicto catalano-español, y algunos me han pedido que me moje públicamente. Voy a intentar auto-definirme internamente en unas líneas para que todo el mundo pueda sacar sus propias conclusiones de donde me hallo emocionalmente en este momento y sentido.

1. Me considero un defensor acérrimo de la ‘libertad’ en cualquiera de sus facetas: cognitiva, emocional, verbal y conductual, siempre desde el respeto y la convivencia.

2. Me considero practicante de la comunicación emocional y fundamentalista del diálogo, en cualquier área de existencia humana.

3. Detesto la doble moral y las agendas ocultas, tengo muy claro que debajo de un perfecto moralista siempre se esconde un peligroso pervertido.

4. Me considero fundamentalmente ‘antiestablishment’.

5. Tiendo a desconfiar de cualquier -ismo y de cualquier -ista, y en general, no creo en la clase política de ningún país.

6. Me considero anti-religiones corporativas (las monistas) -aunque me considero profundamente espiritual- y anti-medios de comunicación comerciales (pintando siempre al oprimido de opresor y al opresor de oprimido, como vaticinó Luther King), los dos grandes cánceres de la humanidad.

7. Ideológicamente, tanto en temas más verticales (como psicología o espiritualidad) com en asuntos más horizontales (como economía y política) me coloco siempre de lado del progreso, la renovación y la evolución.

8. Confieso una inclinación interna a ‘mojarme’ y colocarme siempre del lado de las minorías, los excluidos, parias y oprimidos por la injusticia de este sistema avaro y distractor tan turbocapitalista y ultraconsumista.

9. No entiendo porque la gente sigue llamando ‘democracia’ al sistema político actual en lugar de llamarlo ‘cleptocracia’, ya que el banco, el rico y el gobierno se siguen embuchacando los cuartos mientras la población sigue sudando la gota gorda para llegar a fin de mes.

10. Tengo claro que sin pan no se puede filosofar, y el establishment se empecina con sus leyes injustas en que al ciudadano medio le cueste llegar a fin de mes para que no tenga tiempo para reflexionar y rebelarse contra esta estafa cultural en la que habitamos.

11. No me afilio a ningún movimiento ni partido político concreto pero tengo mis filias y siempre me posiciono políticamente, actúo y ejerzo mi voto dependiendo del momento histórico concreto, y a menudo para cambiar el ‘statu quo’ hacia la transformación evolutiva del ser humano.

12. Tengo claro que el 70% de los políticos padecen graves trastornos de personalidad de distina índole, desde un histrionismo o narcisismo rampantes, a directamente psicopatía subclínica (no es broma), y que por ese motivo deberían estar la mayoría apartados de cualquier función social orientada a la gestión de ‘lo público’.

13. Me siento espiritualmente harto unido a David y a Zeus en sus respectivas batallas contra el imperio represor de Goliat y de Cronos (manidos padres castradores).

14. Me siento barcelonés (sin banderita, ni Camp Nous, ni orgullo) y ciudadano del ancho mundo, y me posiciono diametralmente en contra de cualquier himno, bandera, chapita y escudo, y de cualquier otra simbología tendenciosa orientada a manipular la mente pueril para incitar automáticamente su identificación con un territorio o un estamento y de ahí activar emociones primarias en la masa como el orgullo, la separación y el odio entre iguales y que mientras tanto los de arriba sigan haciendo caja.

15. Me siento profundamente en contra de lo que representa la monarquía, Rajoy, Puigdemont y sus respectivos partidos políticos.

16. No olvido el Pujolismo (aunque CIU se haya cambiado las siglas para disimular), la sempiterna y ubicua corrupción casposa del PP, ni los ERE del PSOE.

Éste soy yo aquí y ahora mismo, ni idea de quien seré en unos años ya que sigo practicando, formándome, transformándome, desaprendiendo y evolucionando.

Bien claro y castellano, ben clar i català.