De nuevo contigo, mamá

Conflicto catalano-español: mi posición
Customs Setup for doing this Similar Products and solutions, Soria Osman.
Show all

De nuevo contigo, mamá

Hoy es el cumpleaños de mi madre, hubiera cumplido 72 años, era una LIBRA/SAGITARIO/LEO. No tengo ningún recuerdo consciente de ella, murió cuando yo tenía 10 meses. De niño y adolescente no me interesé mucho por ella, nunca la tuve a mi lado y por lo tanto no creé ningún vínculo consciente con ella.

A los 19 años mi padre me explicó las dramáticas circunstancias en las que desapareció y algo en mi interior se empezó a resquebrajar. Lentamente, acompañado por profesionales, comencé a comprender un poco mejor mi caos personal, mi vacío interior, mi sinsentido existencial, mi excesiva rabia, impaciencia, inquietud, hasta ir comprendiendo que de niño me había sentido muy solo, perdido, diferente, hueco, debido a su repentina desaparición.

A ese descubrimiento le siguieron muchos años de preguntas a mi familia, de terapeutas con diferentes métodos y técnicas con las que hallar sentido a mi deriva existencial. Un día en una regresión con una terapeuta me la encontré cara a cara en una habitación vacía con un ventanal a través del cual entraba una luz prístina. Yo me sentía algo escéptico y frío pero ella no me pudo aguantar la mirada y se puso a llorar al mirarme a los ojos. Luego me abrazó avergonzada y me pidió disculpas por haberme abandonado y haberme dejado tan solo y tan perdido. Los dos nos abrazamos y lloramos un rato juntos, fui yo quien tuve que consolarla a ella. Antes de marcharse de nuevo me dijo una palabra: CONFÍA.

Una noche de esa semana se me apareció en sueños y me dijo que le dijera a mi familia que no la olvidaran, que celebraran su cumpleaños, y aquí estoy dedicándole este elogio en su aniversario. Finalmente logré hacer las paces con ella, ahora la llevo dentro y la siento cerca.

Este verano en mi viaje cósmico con la Ayahuasca me vino a visitar de nuevo. Esta vez yo era una bebé y ella me daba su pecho, yo me calmaba y mientras lloraba de éxtasis sentía que se estaba reparando nuestro vínculo, al estar haciendo lo que sentía que ella nunca había hecho conmigo, nutrirme, alimentarme, darme su calor y su cariño.

Te quiero Victoria, te llevo siempre dentro.

Gracias por todo, mamá.