Diez años meditando a diario

Vivir desde el Pálpito Original
¿Por qué debemos tapar las lágrimas?
Show all

Diez años meditando a diario

Le preguntaron a un maestro zen qué le había dado tanta práctica de meditación, y éste respondió ‘la meditación no me ha dado nada pero me ha quitado el estrés, la ansiedad, la inquietud, la soledad, el nerviosismo, la inestabilidad, el exceso de rabia, el exceso de miedo, la agresividad’.

Hoy se cumplen 10 años que medito a diario, empecé cuando vivía en California y la vida se puso cuesta arriba, la soledad comenzó a escalarme por la espalda y me subió la fiebre espiritual. Anhelaba mucha más raíz, más centro, y también un puñado de respuestas de aquellas que no te puede revelar la gente corriente de a pie.

Me queda un largo trecho para ser un maestro zen, y tampoco es ése el cometido, pero los grados de autoconocimiento, de autocomprensión, de desarrollo personal, de serenidad, de sensibilidad, de intuición, de expansión, de elevación y de confianza interior que he alcanzado en esta década se los debo en gran parte a mi capacidad de estar unos minutos al día quieto, en silencio, solo, retirado, con la atención volcada hacia dentro, aflojado, observando mi mente pequeña, haciendo hueco, desaprendiendo, visualizando, orando, ascendiendo poco a poco hasta alzarme interiormente por encima de las copas de los árboles, a través de las nubes, hasta descansar en el regazo del ancho Universo.

Merece mucho la pena volver a casa y encontrarse un poco más cada día.